miércoles, 7 de enero de 2009

MEMORABLE ENERO

Batallando estaba, el mochilero, el lejano azor: un caminante, allí, contra el nivel intermitente de un aire-sauna en la canícula de enero. Todo el vapor que despiden los seres parece concentrarce en el mormazo escarlata que cae por todas las ventanas al salón y, la escandalosa
masa de sus dudas que como moscas sobre miel zumban la estridente amalgama de estos nervios aun mas calientes que en el sino del viaje.

La noche no sería menos calurosa; cuando la bruja clarividente que torturaba a ciegas al caminate le flecho todas sus ansias en una sentencia inevitable, los ojos del hombre le vieron fijos bajo la tórrida penumbra del salón, la bruja se enjugó el sudor de su parda frente y volvió a santenciar con voz de tirana: - Pisarán donde has pisado y te hallaran en la cueba sin salida, sin salida... verteras toda la sangre con el sudor de tu cuerpo, y el suelo se verá sembrado por tu sufrimiento, al fin solo el fuego te envolvera como una toga memorable para calsinar tus huesos, todos tus huesoso, y volara junto con la tierra, y ese camino que fuiste, el que hisiste para que fuere tu lecho de muerte, y en tu aura reticente el rastrojo de las cenizas que arderan bajo los cascos de las ascuas de los buelles ... entre miles caminantes de la tierra... que hallaran de tu nombre una indea llena de caminos... continuara....>>>

No hay comentarios:

Publicar un comentario